¿Portátil o Sobremesa?


portatil-sobremesa

Actualmente los equipos portátiles tienen precios más que asequibles (muchos equipos portátiles rondan los 500 – 600 €), las ventajas principales de un equipo portátil son:

  1. Al ser tan compactos y ligeros , tienen mayor movilidad que un sobremesa.
  2. Suelen ser menos ruidosos que un equipo de sobremesa.
  3. Incluyen todo el hardware necesario para funcionar (placa base, procesador, tarjetas, monitor, teclado, TouchPad (hace las veces de ratón),… en una pieza.
  4. Facilitan la conexión a redes y/o Internet sin cables, ya que actualmente cualquier equipo portátil integra una tarjeta inalámbrica (tarjeta Wifi) 11g (hasta 54 Mbps) o en los modelos mas recientes 11n (hasta 300 Mbps).
  5. Tienen una cierta autonomía sin estar conectados a corriente eléctrica, ya que tienen una batería.
  6. En caso de un pico de tensión en principio lo que se estropearía seria el transformador del portátil (en un equipo de sobremesa con un pico de tensión puede estropearse de entrada la fuente de alimentación y de rebote alguna que otra piezas mas como por ejemplo: Placa base, Microprocesador, RAM, Alguna tarjeta (Sonido, Red, Vídeo,…), Disco duro, Unidades ópticas,…)
  7. El consumo de un equipo portátil conectado a la red eléctrica es menor que un sobremesa.

Sin embargo también tienen sus inconvenientes como por ejemplo:

  1. Generalmente por el precio de un portátil se puede comprar un equipo de sobremesa bastante mejor, lógicamente a mayor precio en el equipo portátil más prestaciones tendría un sobremesa.
  2. Son una plataforma “cerrada”, difícilmente ampliable ya que por ejemplo las tarjetas gráficas suelen ser integradas (ej: Intel GMA4500) o en el caso de ser dedicadas (ej: GF9xxx o Ati HD3xxx) están soldadas a la placa base por lo que no es posible cambiarlas, aunque actualmente se ha presentando un estándar denominado MXM desarrollado por nVidia (información de nVidia sobre la tecnología MXM) que permitiría sustituir una gráfica por otra aunque actualmente apenas esta implantado.
  3. Las piezas de reparación y/o de ampliación son más caras que en un sobremesa ya que usan formatos específicos para portátiles, por ejemplo los discos duros son de 2,5″ (un disco de sobremesa estándar es de 3,5″), usan memoria SO-DIMM (con un tamaño menor que las DIMM estándar), la unidad optica es de tipo Slim Line, sustituir el teclado puede salir más caro que comprar uno adicional por PS/2 ó USB.
  4. Las reparaciones graves (ej: Placa base, Tarjeta Gráfica o el Monitor) generalmente son mas caras que en un portátil, porque hay que enviar el portátil al SAT (Servicio de Asistencia Técnica) oficial del fabricante (pocas tiendas de informática locales suelen reparar este tipo de averías), contar el precio de la mano de obra y el precio de la pieza, por lo que normalmente trae más cuenta comprar un portátil nuevo.
  5. Son relativamente más delicados que los equipos de sobremesa ya que en caso de golpe u otro tipo de accidente (ej: Derrame de líquidos) se puede dar el portátil por perdido.
  6. La duración de las baterías es limitada tanto en tiempo de uso (una vez descargada el portátil se queda apagado si no hay un enchufe cerca), como en tiempo de vida (las baterías tienen un número limitado de ciclos de carga y descarga, una vez agotados su autonomía se reduce de forma significativa), y una batería nueva no suele ser “barata”, rondan los 100 € o más.
  7. Los periféricos integrados (Teclado y Touch Pad) son poco ergnómicos generalmente ya que por ejemplo en muchos casos los teclados de los portátiles no son “completos” como son los de sobremesa.
  8. Si compras un portátil y le añades demasiados periféricos (ej: Monitor más grande, un sistema de audio 2.1 de calidad, un disco duro externo, un teclado, un ratón,…) deja de ser tan “portátil”.
  9. Comprarlos de segunda mano no suele ser muy buena idea porque los precios no bajan excesivamente y suelen tener las piezas con un desgaste que a corto o medio plazo puede suponer un gasto extra al tener que sustituir piezas como por ejemplo la Batería o el Disco duro.

Por otro lado los equipos de sobremesa también tienes sus ventajas y desventajas, en cuanto a sus ventajas cabe comentar algunas como por ejemplo:

  1. A igualdad de precio con un portátil se pueden conseguir mayores prestaciones.
  2. El mantenimiento, tanto de ampliación como de reparación de un equipo de sobremesa es más sencillo y asequible.
  3. Se puede actualizar fácilmente, es decir si queremos cambiar alguna pieza (ej: Microprocesador, RAM, Disco duro, Gráfica,…) solamente hay que buscar una compatible, en un portatil estamos más limitado (por ejemplo cambiar la grafica es imposible ya que esta integrada en la placa base, aunque esta sea una gráfica dedicada)
  4. Los periféricos (Teclado y Ratón) son más cómodos.

En cuanto a sus desventajas se pueden comentar por ejemplo:

  1. Son más difíciles de transportar, aunque actualmente existen modelos de sobremesa compactos (ej: Ordenadores con caja Minicubo), pero siempre que se transporte el equipo sera necesario llevar al menos: la caja, el monitor y los perifericos minimos (teclado y ratón).
  2. Tienen un volumen mayor, ocupando mucho más sitio físicamente que un portátil, esto en parte esta ligado a la razón anterior.
  3. Su consumo generalmente es mayor que en un equipo portátil.
  4. No tienen autonomía propia, en caso de corte de suministro eléctrico se pierde el trabajo que estemos realizando y no se haya guardado, sin embargo en un equipo de sobremesa esto se puede solucionar con un SAI (Sistema de Alimentación Ininterrumpida) o UPS (Uninterruptible Power Supply).
  5. Necesita periféricos adicionales, al menos: Teclado, Ratón, Monitor y Altavoces.

Una respuesta

  1. […] los ordenadores portátiles están ganando ventas frente a los modelos de sobremesa (Entrada sobre: ¿Portátil o Sobremesa?) […]

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: