¿Por qué es bueno hacer particiones a los discos duros?


Antiguamente cuando aparecieron los primeros discos duros de unos pocos Megabytes (y posteriormente de unos pocos Gigabytes) no era muy aconsejable hacer particiones porque los discos duros se quedaban en “nada” siendo más recomendable tener dos discos duros, uno para el sistema operativo y otro para los datos de usuario (documentos, archivos, música, descargas,…).

Actualmente los discos duros tienen varios cientos de Gigabytes, los mas pequeños suelen ser de 80 ó 120 GB aunque personalmente considero que son mejor compra los discos que tienen mejor relación precio/GB, es decir un disco duro SATA2 de 160 Gb Maestro (Sin Canon por se para instalarle un Sistema Operativo) puede salir por unos 50 €, sin embargo un disco duro de 500 GB SATA2 Maestro ronda los 60 € por lo tanto su relación precio/GB es mejor (el modelo de 160 GB tiene una relación de 0,25 €/Gb, mientras que el de 500 GB tiene 0,12 €/GB); ya que por unos pocos  euros más ganamos espacio (algo más del triple de espacio con un disco de 500 Gb en lugar de uno de 160 GB) y por otro lado rendimiento al ser un modelo más actual debería ser algo mejor. De forma simplificada una partición no es más que una porción limitada del disco duro dedicada a almacenar datos (ej: Sistema Operativo, Programas, Juegos, Datos de usuario,…) por hacer un símil es como si tenemos una vivienda con una sola habitación; tener una sóla partición para todo (Sistema operativo, programas, juegos, datos de usuario,…) tiene mas inconvenientes que ventajas, el mayor inconveniente sin duda es que tanto el Sistema Operativo (con los programas y juegos) como los Datos de usuario (documentos, archivos, música,…) se encuentran en la misma partición (o habitación en el caso del símil), por lo tanto si por alguna razón nuestro sistema operativo falla (ej: el sistema no arranca, el sistema ha sido infectado por un virus,…) al reinstalar de nuevo el sistema operativo no podremos recuperar los datos de una forma sencilla (siguiendo el símil de la vivienda de una sóla habitación en caso de entrasen unos vándalos y destrozaran la habitación podríamos salvar pocas cosas), ya que al reinstalar el sistema operativo de nuevo (con sus correspondientes programas y juegos) por norma general al menos se formatea la partición de nuevo (perdiendo los datos existentes) e incluso muy de vez en cuando puede ser aconsejable rehacer las partición/particiones para comprobar el estado del disco (aunque para eso también existen herramientas de diagnóstico, comentadas en esta entrada y también utilidades SMART comentadas en esta otra entrada del Blog).

Una solución asequible para evitar la perdida de datos (sin tener que comprar dos discos duros) es tener varias particiones (aunque tampoco es bueno pasarse haciendo particiones). Hay que tener en cuenta que un disco duro admite como máximo hasta 4 particiones las cuales se pueden ser de dos tipos:

  • Primarias: permiten arrancar un sistema operativo, se puede tener hasta 4 particiones primarias en un disco duro, aunque solamente una de ellas estará activa, es decir que habrá cargado el sistema operativo que tiene almacenado en ella para ello modifican el MBR (Master Boot Record, es un programa que se carga en el primer sector (sector de arranque o sector cero, este sector tiene 512 Bytes) del disco duro, tiene código ejecutable (algunos virus pueden afectar al MBR siendo necesario borrar el MBR e incluso formatear la partición/es afectadas)  almacenan las tablas de las particiones, una vez localizado el Boot (Arranque) del sistema operativo procede a la carga del sistema operativo en el ordenador), el resto de particiones pueden ser visibles por este sistema operativo si tienen el mismo sistema de archivos o “invisibles” si son diferentes, por ejemplo los sistemas de archivos de Linux (ej: Ext2 y Ext3) no son visto por Windows, por lo tanto si tenemos una partición Ext2/Ext3 no sera accesible desde Windows.
  • Extendidas: son aquellas particiones que permiten crear todas las unidades lógicas que creamos convenientes dentro de ellas; en este caso podemos tener 3 particiones primarias y 1 extendida (como máximo el disco admite 4 particiones), en un principio no admiten arrancar un sistema operativo aunque los mas actuales si que pueden instalarse (y arrancarse desde particiones extendidas). Dentro de una partición extendida se pueden crear otras particiones (o unidades lógicas), aunque lo normal es dejar una sóla partición extendida.

Por ejemplo con tener dos particiones si usamos un único sistema operativo (lo mas común) sería más que suficiente ya que de esta forma en: La partición del sistema operativo (Primaria) tendríamos instalado el sistema operativo (por ejemplo Windows XP u otro). El tamaño de esta partición es variable en función de las necesidades del usuario por ejemplo en mi caso uso particiones de 20 a 30 Gb porque me sobra espacio (no uso juegos y tengo los programas que utilizo no me gusta instalar programas para “probarlos”). Para calcular el espacio (los Gigabyte que vamos a ocupar) que necesitamos para la partición se puede seguir esta regla: Sumar el espacio que ocupan las carpetas que hay en la unidad C:

  • Archivos de Programa (y/o Program Files) es donde suelen almacenarse los programas, aunque también pueden guardarse en otras carpetas e incluso particiones diferentes a las del Sistema Operativo, sin embargo estoy último no tiene mucha utilidad ya que tanto los programas como los juegos suelen modificar archivos del sistema operativo y añadir entradas al registro del mismo (excepto las aplicaciones portables que no requieren instalación) por lo tanto no sirve “copiar y pegar” la carpeta en otro disco para tener los programas a “salvo” (para poder instalar un programa se necesita el CD/Programa de instalación del mismo).
  • Documents and Settings (en el caso de Windows XP) es donde suelen guardarse los documentos de usuario (por lo que realmente es más conveniente guardarlos en otra carpeta de la otra partición).
  • Windows (es donde se almacenan los archivos del sistema operativo).

Una vez calculado el espacio que ocupan dichas carpetas basta con dejar unos 15 ó 20 GB extras (esto depende del tamaño del disco duro) y de los programas/juegos que pensemos instalar y de los archivos que solemos descomprimir por ejemplo descomprimir un archivo de 5 GB requiere al menos 5 GB ó más de espacio libre en disco duro para poder ser descomprimido, por el contrario si por ejemplo trabajamos con archivos de vídeo HD estos pueden ocupar varios GB (un disco Blu-Ray que es HD tiene 25 GB por capa). La partición de datos (podría ser Primaria o Extendida), en ella tendríamos los datos del usuario (documentos, archivos, música,…). El tamaño de esta partición sería el resto del espacio sobrante, si por por ejemplo tenemos un disco de 500 GB (normalmente se quedan en unos 465 MB apróximadamente después de formatear ya que los fabricantes miden los Gigabyte normalmente como 1.000.000 de Bytes y no como se miden realmente que es en base 2, de hecho esto se puede ver más claro si comparamos sistemas de almacenamiento (ej: Discos duros o Memorias flash)  donde se pierde “capacidad” mientras que en la memoria RAM se gana capacidad, ya que por ejemplo 1 GB de RAM realmente son 1024 MB de RAM y no 1.000 MB como podría pensarse en un principio) podríamos hacer las siguientes particiones:

  • Partición Primaria para Sistema Operativo de unos 30 GB ó más (depende del espacio que necesitemos).
  • Partición Extendida para los datos de usuario con el resto de la capacidad del disco duro, en este ejemplo serían al menos unos 435 GB.

De esta forma en caso de “desastre” en principio al ser estar los datos separados en particiones independientes (para el sistema operativo habra 2 unidades logicas, una por cada particion, aunque realmente tengamos un sólo disco duro físicamente)  no se perderían los datos (aunque hay excepciones), sin embargo si el disco duro se estropea de forma “súbita” (de un día para otro) si que tendríamos problemas para recuperar los datos (siguiendo con el símil de la vivienda es como si se derrumbase de buenas a primeras aunque tengas habitaciones separadas si se derrumba completamente tampoco puedes salvar muchas cosas); personalmente siempre he particionado los discos duros más o menos grandes, desde que tuve los primeros de 60 GB y nunca he tenido problemas de perdidas de datos “graves”).

Una respuesta

  1. gracias tenia una idea de eso pero ya aclare mi duda.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: