Clases energéticas


Actualmente muchos productos disponen de una clasificación energética en función de su consumo, por ejemplo existen bombillas incandescentes (las bombillas de toda la vida) que tienen un alto consumo eléctrico (normalmente se usan bombillas de 40 a 60w ó incluso más (existen modelos de 100w) para iluminar estancias), mientras que por ejemplo un fluorestente, una bombilla de bajo consumo (una de 11w equivale a una bombilla incandescente de 60w) o un diodo led (las más actuales en bajo consumo, aunque actualmente son las más caras) tienen un consumo eléctrico inferior. Así mismo también los electrodomésticos como por ejemplo: Frigorificos, Congeladores, Lavavajilas, Lavadoras, Secadoras o Lamparas de uso doméstico, también están clasificados en función de su consumo. La clasificación energética tiene una escala de siete letras, desde la A (la más eficiente) hasta la G (la menos eficiente):

clasesenergeticas

  • La tres primeras clases: A (incluyendo A+ que aparece en algunos electrodomésticos), B y C son consideradas de bajo consumo.
  • Las clases D y E son consideradas como consumo “estandar”, es decir corresponderían al consumo medio
  • Las clases F y G son consideradas de alto consumo, son los más “gastones” del grupo.

La comparacion de clases energéticas debe hacerse dentro de la misma categoría, es decir si por ejemplo comparamos una bombilla de clase F, tendriamos que compararla con una de clase B por ejemplo, pero no la podemos comparar con una frigorífico de clase F porque son categorías y consumos son diferentes, esto mismo se aplica al resto de aparatos eléctricos domésticos.

La mayor pega de es los dispositivos de Clase A (incluyendo A+), B y C es su mayor precio respecto a modelos de clases energeticas con mayor consumo, sin embargo se puede amortizar ya que por ejemplo un frigorifico de clase A consume unos 340 kWh al año, que es un 48% menos que un clase F (tiene casi el doble de consumo electrico) y un 60% que un clase G, si suponemos que tiene una vida util de unos 10 años consumiria unos 5100 kWh menos que son unos 400 € menos de gasto; de hecho a partir de los 5 años ya se ha amortizado la diferencia de precio entre un producto de clase A y otro de clase C (ambos considerados de bajo consumo), si se compara con un clase F o G (los de mayor consumo) la amortización debería ser más rápida debido al mayor consumo eléctrico de estos últimos.

El uso de dispositivos elélectricos de bajo consumo para el usuario tiene varias ventajas:

  1. Ahorra en consumo de luz y por tanto la actura de la luz es algo menor.
  2. Ayudamos a emitir menos CO2 a la atmósfera debido a la reducción del consumo eléctrico, ayudando a reducir la contaminación.

Más información en:

2 comentarios

  1. ¿que diferencia existe entre la colocacion o uso de una bombilla de bajo consumo de clase energetica A y otra de clase energetica tipo B?. en una lampra del salom tengo puestas bombillas de vela de tipo A y de tipo B.

    Gracias

  2. Ambas bombillas (Clase A y B) son de bajo consumo, aunque las de clase A deberían consumir menos watios y producir la misma cantidad de luz (Siempre y cuando sean de watios similares a las de clase A) por lo que tendrían mejor rendimiento, aunque lo normal es que sean más caras al ser las bombillas más eficientes desde el punto de vista energético.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: