Mitos de los discos duros


En esta entrada se comentaron algunos mitos informáticos (o leyendas informáticas), en Agalisa (Fuente original: Adrian’s Rojakpot, en inglés) comentan algunos de los mitos (o leyendas) de los discos duros, entre ellos:

Mito: Formatear un disco duro muchas veces puede dañarlo

En pocas palabras: formatear el disco duro NO reduce su vida útil. Sí, mucha gente asegura que formatear el disco duro reduce su expectativa de vida, pero es un mito.La operación de formateo NO supone un esfuerzo especial para el disco duro. Las cabezas de lectura/escritura NO tocan la superficie magnética, por lo que los platos sólo se pueden dañar si la unidad sufre una fuerte vibración o sacudida durante la operación. Se puede formatear el disco duro 20 veces diarias, todos los días, y la probabilidad de que falle seguirá siendo la misma que la de cualquier otra unidad.

Este mito puede que venga de los disquetes flexibles, en donde la cabeza sí toca la superficie magnética y, por tanto, las operaciones de lectura, escritura y formateo degradaban paulatinamente el medio.

Esto no es habitual es decir nadie le da un formateo por día a su disco duro, así que en un uso normal no es significativo.

Mito: Formatear un disco duro hace que se deposite una capa de algo sobre la superficie del plato, lo que, a la larga, hace aparecer sectores defectuosos

El formateo no deposita ninguna capa de nada en el plato. El disco duro es un entorno sellado, por lo que en su interior prácticamente no hay polvo. Y aunque lo hubiese ¿por qué debería la operación de formateo depositarlo sobre el plato?

La operacion de formateo en todo caso lo que hace es ayudar a encontrar sectores defectuosos si los hay, no los crea.

Mito: Formatear el disco duro sobrecarga el brazo móvil que porta los cabezales

El formateo es una operación que se realiza en sectores contiguos. Esto significa que el formateado se realiza secuencialmente: sector 500, sector 501, sector 502… En esta operación el movimiento del brazo es minúsculo, frente a otras operaciones, como un acceso aleatorio a un archivo, que mueve las cabezas de una parte a otra del plato. Por tanto, el formateo no sobrecarga el brazo.

Mito: Desfragmentar el disco duro sobrecarga el brazo móvil

En realidad hace justo lo contrario. Aunque la operación en sí supone un gran movimiento de la cabeza, al tener que mover los datos de un lado a otro del disco duro, el resultado es que estos datos quedan organizados de forma secuencial en el disco. Esto permite que sucesivas operaciones de lectura/escritura se puedan realizar sin tener que moverse prácticamente sobre los platos, lo que reduce el movimiento del brazo e incrementa notablemente el rendimiento del disco duro. Por tanto, aunque la operación en si sí puede sobrecargar el brazo de los cabezales, esto se ve sobradamente compensado por el esfuerzo que se ahorra en las sucesivas lecturas y escrituras.

Como en el caso de los formateos nadie desfragmenta el disco duro cada dos por tres sino con una cierta frecuencia.

Mito: Si un disco duro tiene sectores defectuosos, formatearlo hará que aparezcan más

Si un disco duro tiene sectores defectuosos por culpa de una serie de aterrizajes de los cabezales (cuando, por un golpe o vibración, los cabezales llegan a tocar la superficie), su número aumentará indefectiblemente con el tiempo, se formatee o no se formatee. La razón para que el número de sectores defectuosos aumente al formatear es que dicha operación es la que descubre los sectores defectuosos. No olvidemos que, al formatear un disco, el sistema operativo comprueba cada sector para detectar los que están en mal estado.Por tanto, el formatear un disco no aumentará el número de sectores defectuosos, tan sólo revelará lo que, de hecho, está ocurriendo.

Mito: Descargar mucho “material” desde Internet reduce la vida del disco duro

Descargar “material” al disco duro constantemente no reduce su vida útil. El disco está girando constantemente, tanto si está leyendo o escribiendo como si permanece inactivo. Y mientras esté girando se morirá al mismo ritmo, tanto si está inactivo como leyendo o escribiendo datos.

La única forma de que el disco no gire sería activando el modo de ahorro de energía para que apague el/los disco/s duro/s después de un tiempo de inactividad pero en este caso el ordenador entraría en suspensión, es decir ni se leerían ni escribirían datos, estaria en “Stand By”.

Mito: Algunos sectores defectuosos son “virtuales”, y se pueden reparar formateando el disco duro

No existen “sectores defectuosos virtuales” y “sectores defectuosos físicos”. Un sector defectuoso es un sector que no se puede leer o escribir, el cual no puede ser reparado por ningún software, ni formatear el disco lo restaurará.Ver también el siguiente mito.

Mito: No hay por qué preocuparse por los sectores defectuosos, pues se pueden “borrar” formateando el disco duro

Es cierto que el formateo a bajo nivel puede sustituir sectores defectuosos por otros sanos situados en las pistas “extra” que forman parte todo disco duro. Por desgracia, el rendimiento disminuye porque las cabezas han de buscar dicho sector en otra pista. Además, el número de sectores contenidos en dichas pistas “extra” son limitados.Por otro lado, los sectores defectuosos son un síntoma de que algo va mal en el disco duro. Aunque fuese debido a un único aterrizaje de cabezas, tan traumático evento puede haber creado residuos (por el desgaste sufrido en ese instante) en el compartimento de los platos y dañar la cabeza. Los residuos pueden provocar gradualmente rayazos y erosión en otras partes del plato, mientras que una cabeza dañada no será estable aerodinámicamente, por lo que será más probable que se produzcan futuros aterrizajes.En otras palabras: si un disco duro contiene datos críticos, una medida inteligente consiste en sacar una copia de seguridad de éstos y sustituir el disco al primer síntoma de sectores defectuosos. La unidad puede que siga trabajando bien durante mucho tiempo sin que aparezcan nuevos sectores en mal estado, pero el riesgo de una muerte será real y no debería ser ignorado.”

Dado el precio de los discos duros actuales (existen modelos SATA de 500 Gb por unos 60 €) y que la información que suelen guardar tiene un caracter crítico para el usario (Documentos, Fotos de la vacaciones, …) ya que en ellos se guardan los datos que se usan a diario es más que conveniente hacer una copia de seguridad y sustituir el disco duro dañado por otro nuevo, o bien guardar datos no críticos en el disco duro dañado a fin de reducir una posible pérdida de datos aunque quizas pudieran recuperarse mediante algún software (programa) de recuperación de datos, aunque si se produce un daño irreparable en el disco duro la recuperación de datos tendría que hacerse por parte de una empresa especializada en esta labor (ej: Infodata, Recuperacion de Datos Serman, Recovery Labs, Ondata, RSE, DataZenter, DataRec, OnRetrieval, Ontrack  Data Recovery o Data-1) lo cuál tendría un coste muy superior al de la sustitución del disco duro dañado por uno nuevo.

Mito: Se debe formatear el disco duro cada para mejorar el rendimiento

Esta es otra falacia. El formatear el disco duro regularmente NO mejora el rendimiento.
Cuando se aprecia una degradación en el rendimiento del disco duro tras varios meses de uso, ésto se debe a que los datos se han fragmentado tanto que las cabezas de lectura/escritura tienen que saltar de un lado a otro del disco duro para poder leer o escribir los datos. La solución consiste en desfragmentar el disco duro, en vez de formatearlo.

El formateo únicamente se aplica cuando el problema se debe a otras causas como por ejemplo la acción de un virus o malware que cause daños graves al sistema, algún programa que al instalarlo/desinstarlo haya provocado pérdidas de archivos “importantes” (normalmente DLL´s) que imposibiliten la carga correcta del sistema,…

Mito: Los discos duros sólo se pueden instalar en posición horizontal

Los discos duros se pueden instalar en cualquier posición: horizontal, vertical, incluso boca abajo. Lo que no se debe hacer es girarlos mientras estén en funcionamiento, pues se puede producir un aterrizaje de cabezas.

Asi mismo tampoco es bueno tenerlos en “diagonal” es decir si tenemos una caja con soportes horizontales que es lo más habitual, si no se utilizan todos los tornillos (normalmente usan 4) el disco duro quedara “suelto” estando ligeramente en diagonal esto supone dos problemas:

  1. Al no estar totalmente atornillado por los dos lados pueden producirse vibraciones indeseadas en la unidad, las cuales no son nada buenas para esta..
  2. Al no estar atornillado se dificulta la refrigeracion de la unidad ya que sólo esta en contacto con un lateral de la caja en lugar de usar los dos.

Mito: Para poder usar un disco duro en posición vertical, es preciso formatearlo en posición vertical

Los discos duros pueden trabajar en cualquier posición. NO es necesario reformatearlos al cambiar la orientación.

A %d blogueros les gusta esto: