Los CDs tienen una vida efímera


Según la información de computerworld parece que la vida de un CD no es tan larga como se creía en un principio (lo normal eran unos 25 años, aunque algunos CDs presumían incluso de una duración de unos 100 años), según Kurt Gerecke la vida de los CDs es apróximadamente de unos 2 años y en el caso de ser de buena calidad de unos 5 años.

Así mismo otros soportes como las cintas magnéticas (aprox. tienen una vida de unos 30 a 100 años según esta fuente) o discos duros tampoco se salvan de la “quema” ya que también tienen sus limitaciones; las primeras porque están limitadas a un numero de grabaciones (si va a ser para un solo uso no habría problema pero si por ejemplo se usa para hacer una copia de datos semanal la cinta magnética se degradaría a muy corto plazo) y los segundos porque pueden sufrir averías diversas bien a nivel electrónico (ej: que se queme la controladora IDE/SATA/SCSI/SAS por un cortocircuito) o bien a nivel mecánico (ej: desgaste del motor del disco duro con el paso del tiempo).

De todas formas la vida de un soporte sea magnético, óptico o de otro tipo además de su calidad de fabricación, depende de otros factores como: el uso que tenga (no es igual usar un CD todos los días que de vez en cuando), el cuidado que se le dé (no es igual tener un CD guardado en una funda/carcasa sin ralladuras que un CD que esta todo el día al sol y que este muy rallado por un uso intensivo),…

Aunque si un CD se ralla por la parte de arriba (donde se escribe el texto con el rotulador permanente) la ralladura es mucho mas grave que si lo hace por la parte donde están los datos ya que en esta parte hay una capa de policarbonato que protege el CD de ralladuras sin embargo en la parte de arriba no existe ninguna capa y si se ralla por alguna razón podría llegar incluso a saltar parte de los datos escritos, dejando el CD inservible.

También hay que destacar que hace tiempo apareció un hongo que se alimentaba de los CDS, concretamente del carbono y el nitrógeno de la capa plástica de policarbonato destruyendo las pistas de datos de la capa de aluminio.

Este hongo se conoce como Geotrichum (archivos Flash de El Mundo) fue descubierto en Belice (un país de Centroamérica) por unos geólogos y biólogos del Museo Nacional de Ciencias Naturales y del Centro de Investigaciones Biológicas del CSIC (Consejo Superior de Investigaciones Científicas).

Por lo que parece al combinarse una temperatura de 30 ºC y una humedad relativa del 90%, el hongo Geotrichum puede reproducirse sobre el CD, acabando con la información almacenada en él.

Habrá que ver si este hongo puede afectar a otros soportes ópticos como los DVDs, o a la futura generación de Blue-Ray y HD-DVD.

A %d blogueros les gusta esto: