Integración tecnológica: Hasta que punto es “buena”


En lo personal considero que la integración tecnológica de dispositivos es buena especialmente en dispositivos portátiles (Ej: Portátiles, Tablet, Teléfonos móviles,…) donde la capacidad de conectividad y capacidad de ampliación del dispositivo en cuestión es menor que la que tienen los ordenadores de sobremesa;  un claro ejemplo en equipos de sobremesa actuales son losp procesadores (Actualmente integran entre otros elementos: Coprocesador matemático, Memoria cache o el controlador de memoria RAM) o las placas base (Motherboard o Mainboard) actuales que suelen llevar integrados de fabrica:

  • Varios conectores USB traseros y frontales (En algunos casos algunos de estos puertos pueden ser USB 3.0).
  • Varias conexiones Serial ATA (SATA), en algunos casos pueden tener algún puerto eSATA (eXternal Serial ATA) para conectar dispositivos de almacenamiento externo (Ej: Memoria Flash eSATA o Discos duros externos) ofreciendo un rendimiento similar al de un disco duro SATA interno.
  • 1 conexión LAN (Ethernet RJ-45) de 100 Mbps (En algunos casos pueden tener 1 ó 2 conexiones LAN Gigabit Ethernet de 1.000 Mbps).
  •  Una conexión IDE/ATA (Aunque esta en “extinción” porque ha sido sustuida por SATA).
  • Algunos modelos de gama media/alta suelen llevar puertos Firewire (IEEE1394 ó I.Link) que principalmente se utilizan para capturar vídeo desde una camara MiniDV o similar (Siempre y cuando esta disponga de dicha conexión).

Sin embargo algunas placas base de sobremesa también pueden tener integrados otros dispositivos como es el caso de una conexión Wifi o Bluetooth, como por ejemplo el caso de la Zotac H55 miniITX que lleva Wifi 11n (Aunque en este caso puede estar “justificado” porque placa base es de formato reducido (Menor incluso que MicroATX).

Zotac H55 Mini ITX

Básicamente la única ventaja que tiene la integración tecnológica en equipos de sobremesa (Ej: Ordenadores), es la eliminación de dispositivos que tiene el usuario sobre la mesa

Sin embargo bajo mi punto de vista la integración también tiene sus desventajas, entre ellas:

  • Los dispositivos integrados únicamente pueden utilizarse en el equipo que los tiene, si estos fuesen externos (Ej: Lectores de tarjetas, Conexión Wifi USB, Conexión Bluetooth (BT) USB,…) podrían compartirse con otros dispositivos compatibles aunque lógicamente no podrían usarse simultáneamente en dos equipos.
  • Deja los dispositivos  integrados obsoletos en el momento que aparecen nuevas revisiones (Siempre y cuando actualice los dispositivos) como por ejemplo es el caso de:
  • Lectores de Tarjetas de memoria (Los lectores más antiguos suelen tener problemas para “leer” tarjetas de memoria actuales de gran capacidad y/o modelos de reciente aparición).
  • Wifi 11g (Hasta 54 Mbps) y Wifi 11n (Hasta 300 Mbps).
  • Bluetooth 2.0 + EDR (Hasta 3 Mbps) y Bluetooth 3.0 + HS (Hasta 24 Mbps).

Otro ejemplo de integración en periféricos serían las impresoras multifunción que actualmente integran:

  • Impresora.
  • Escáner.
  • Fotocopiadora (Algunos modelos empresariales pueden llevar un ADF: Automatic Document Feeder, Alimentador Automático de Documentos).
  • Fax (En algunos modelos de gama media/alta).

Que pueden “ahorrar” espacio físico utilizando un único dispositivo para varias funciones, sin embargo en caso de que averíe alguna de esas funciones en caso de llevarlo a reparar perdemos el resto de funciones y por otra parte es posible que traiga más cuenta cambiar el dispositivo completo que repararlo.

Anuncios

¿Qué es MiFi?


MiFi es un estándar que permite utilizar una red móvil HSPA (High-Speed Packet Access, ) que es una tecnología complementaria a 3 G (La cuál tiene un ancho de banda de hasta 7,2 Mbps) y revisiones posteriores como 3,5 G.

MiFi permite distribuir su ancho de banda a través de Wifi (El dispositivo aparece como una red local inalámbrica) a varios dispositivos (Normalmente los dispositivos MiFi soportan hasta 5 dispositivos simultáneos), como por ejemplo: Ordenadores, Consolas, Móviles, PDA’s,… que dispongan de conexión Wifi .

Los ISP que operan en España disponen de ofertas de dispositivos MiFi.

Se puede encontrar más información en:

Impresoras en una red local


Actualmente las impresoras se pueden compartir en una red local (LAN: Local Area Network) de varias formas:

  1. Conectando la impresora normalmente mediante un cable USB a un equipo de la red local y compartiéndola como “Recurso compartido” dentro del grupo de trabajo/dominio en el que estamos con el resto de equipos con la configuración correspondiente.
  2. Conectando la impresora a un servidor de impresión y este a su vez a nuestra red local con la configuración correspondiente.
  3. Comprando una impresora que disponga de un puerto de red: Ethernet/LAN (RJ-45) o Wifi/WLAN (Wireless LAN) 11b/11g que se conecta directamente a nuestra red local con la configuración correspondiente.

El primer método es el más asequible y el más extendido sobre todo si se utilizan sistemas operativos diferentes junto con impresoras antiguas (Con puerto Paralelo o USB), ya que permite utilizar una impresora en red sin muchas dificultades, sin embargo este sistema tiene una pega principalmente y es que para poder usar la impresora compartida es necesario que el equipo que comparte la impresora en la red este encendido y conectado a la red local para poder imprimir desde otro ordenador con la impresora compartida.

El segundo sistema es algo más elaborado ya que la/s impresora/s se conectan a un dispositivo de red (Servidor de impresión) que se encarga de compartirla/s (Algunos servidores de impresión permiten conectar más de una impresora), sin embargo actualmente no es un sistema muy común (En muchos casos se utiliza el primer método por ser más económico al menos en cuanto a hardware). En este caso las impresoras no dependen de un equipo concreto sino de un servidor de impresión que debe estar conectado a nuestra red local.

El tercer caso es la mejor opción con diferencia siempre y cuando tengamos sistemas operativos actuales (Ej: Windows XP o superior, ya que necesitamos instalar los drivers de la impresora en cada equipo) ya que nos permite compartir una impresora a través de una conexión  de red:

  • Ethernet/LAN (RJ-45).
  • Wifi/WLAN (11b/11g).

Siempre y cuando instalemos la impresora en todos los equipos de la red que necesiten imprimir documentos, la mayor ventaja es que no es necesario ningún dispositivo de conexión como si ocurre en los dos casos anteriores, porque la propia impresora se conecta directamente a la red local bien mediante un cable de red Ethernet (RJ-45) o bien mediante Wifi 11b u 11g (Información de Configurarequipos sobre impresoras Wifi).

Actualmente pueden encontrarse impresoras y multifunciones de inyección de tinta con conexión de red Ethernet/LAN (RJ-45) con precios relativamente asequibles (También existen impresoras láser pero son algo más caras y suelen estar orientadas al sector profesional) como por ejemplo:

  • Impresoras:
    • Epson Stylus Office B40W (Además tiene  Wifi), ronda los 115 €.
    • Hewlett-Packard Officejet 6000 ronda los 92 €.
    • Hewlett-Packard DeskJet D5560 (Sólo tiene Wifi, no tiene Ethernet), ronda los 80 €.
    • Hewlett-Packard Officejet Pro 8000, ronda los 138 €.
  • Multifunción (Al menos: Impresora, Copiadora y Escáner):
    • Epson Stylus Office BX310FN (Además tiene Wifi), ronda los 95 €.
    • Epson Stylus Office BX610FW (Además tiene Wifi), ronda los 148 €.
    • Hewlett-Packard Officejet 6500, ronda los 110 €.
    • Hewlett-Packard Officejet 6500 Wireless (Además tiene Wifi), ronda los 150 €.

Independientemente del modo de compartir una impresora dentro de un red local, coseguimos varias ventajas para un usuario doméstico y/o PYME (Pequeña y Mediana Empresa), entre ellas:

  1. Poder comprar una impresora de gran volumen (Aquellas que pueden imprimir una gran cantidad de páginas/mes) si la necesitamos en lugar de comprar varias impresoras de bajo coste y bajo volumen de impresión (1 para cada equipo que necesite imprimir documentos).
  2. Ahorrar costes en tinta ya que si disponemos de varias impresoras diferentes sería necesario comprar cartuchos de tinta diferentes (E incluso tener cartuchos de reserva por si nos quedasemos sin tinta), mientras que con una sóla impresora sólo necesitamos un juego de cartuchos en la impresora y si acaso unos de reserva por si se agotan y no tenemos a mano, ya que el volumen de impresión (páginas/mes) sería superior porque todos los usuarios utilizarían una sóla impresora.
  3. No necesitamos tener un equipo dedicado en exclusiva que comparta la impresora ni un servidor de impresión, con tener la impresora enchufada a corriente, conectada a la red local e instalada en todos los equipos de la red es suficiente para que cualquier usuario de la red local pueda imprimir sus documentos.

Redes inalámbricas (Wifi) ¿Son una solución económica y fiable para cualquier escenario de red?


Actualmente las redes inalámbricas (Redes Wifi) están muy extendidas por varias razones:

  • Existe una gran cantidad de dispositivos compatibles con Wifi: Portátiles, Consolas, Impresoras, Móviles,…
  • Son relativamente fáciles de implantar (En principio no necesitan cablear los edificios).
  • Tienen unas prestaciones aceptables: 11g tiene hasta 54 Mbps (Unos 6,75 MB/Seg), y 11n tiene entre 150 (Unos 18,75 MB/Seg) y 300 Mbps (Unos 37,5 MB/Seg), Aunque para poder aprovechar el aumento de velocidad y cobertura que tiene las redes wifi 11n es necesario que todos los dispositivos de la red Wifi (Router, Tarjetas inalámbricas, Puntos de Acceso,…) sean 11n. De todas formas el rendimiento de las redes por cable siempre serán mucho más rápido, ya que por ejemplo Fast Ethernet tiene hasta 100 Mbps (Unos 12,5 MB/Seg) y Gigabit Ethernet soporta hasta 1.000 Mbps, unos 125 MB/Seg) para compartir una conexión a internet que actualmente en España como mucho es de unos 20 Megas, o lo que es lo mismo 20 Megabits por segundo (20 Mbps), que son unos 2,5 MB/seg.

Sin embargo las redes Wifi también tiene sus pegas, entre ellas:

  • Su nivel de seguridad es menor que el de una red Ethernet con cable, ya que las redes Wifi sin cifrar permiten el acceso a cualquier usuario (En esta entrada del Blog se comentan algunas medidas de seguridad para aplicar a una red Wifi), mientras que las redes Wifi cifradas con:
    • WEP (Wired Equivalent Privacy, Privacidad Equivalente a Cableado): Aunque son más seguras, actualmente pueden ser descifradas con el hardware apropiado por lo que el cifrado WEP no es muy recomendable, aunque siempre sera mejor que tener una Wifi “abierta” a todo el mundo.
    • WPA (Wi-Fi Protected Access, Acceso Wi-fi Protegido): Es un sistema de encriptación más seguro que WEP, pero para poder utilizarlo es necesario que todos los dispositivos de la red Wifi (Router, Tarjetas inalámbricas, Consolas,…) soporte dicho sistema de cifrado.

Además las redes Wifi funcionan mediante señales electromagnéticas (ElectroMagnetic Interference, EMI; o Radio Frequency Interference, RFI), por lo que tienen otras desventajas añadidas:

  • Utilizan un sistema de transmisión no guiado (Usan el aire como medio de propagación a diferencia de las redes de cable que utilizan un medio guiado como es el cable de cobre).
  • Son sensibles a interferencias de otros dispositivos eléctricos que emiten en la banda de los 2,4 Ghz como es el caso de los teléfonos inalámbricos y los hornos microondas.
  • Pierden “fuerza” (Cobertura) si entre los dispositivos Wifi se encuentran obstáculos como por ejemplo:
    • Objetos metálicos.
    • Paredes, Techos sobre todo si son muy gruesos.
    • Muebles.

Para solucionar los problemas de cobertura Wifi, se puede utilizar sistemas que mejoren la cobertura o la fuerza de la señal Wifi (Lo cual supone un mayor coste económico del que pensamos inicialmente) como por ejemplo:

  • Antenas con mayor ganancia o dBi (En este post del Blog: Guía para comprar antenas Wifi hay más información), sin embargo para poder instalar una antena con mayor ganancia es necesario que el dispositivo Wifi (Ej: Router, Tarjeta Wifi, Punto de Acceso,…) tengan una antena desmontable o intercambiable, puesto que si no es posible sustituir la antena original (En los router ADSL suelen ser de 2 ó 3 dBi generalmente) habría que hacer algún apaño casero y es posible que no quede bien del todo.
  • Utilizar repetidores de señal que se colocan entre el router y el dispositivo Wifi y sirven para amplificar la señal Wifi para que esta pueda llegar a los lugares donde no llegaba anteriormente porque no había cobertura Wifi.

Se puede encontrar más información en:

Mejorar la seguridad de una red Wifi


Actualmente el uso de redes Wireless (Wifi o WLAN) es bastante frecuente a pesar de que tienen sus inconvenientes, entre ellos:

  • Menor rendimiento de la red, una red con Fast Ethernet soporta hasta 100 Mbps (Unos 12,5 MB/seg), mientras que una red Wifi 11g soporta hasta 54 Mbps (Unos 6,75 MB/seg), por otra parte una red Gigabit Ethernet soporta hasta 1.000 Mbps (Unos 125 MB/seg) y el estándar Wifi más actual 11n soporta hasta 600 Mbps (Unos 75 MB/seg), aunque muchos productos Wifi 11n actuales pertenecen al “Borrador” 11n Draft que soporta hasta 300 Mbps (Unos 37,5 MB/seg), como se comenta en esta entrada: Wifi 11n será un estándar en Octubre de 2.009 ).
  • Deficiencias en la cobertura de la red Wifi, que en caso de haberlas suelen arreglarse mejorando las potencia de las antenas Wifi (En esta entrada: Guía para comprar antenas Wifi hay más información); o bien instalado mayor cantidad de puntos de acceso que amplien la cobertura de la red Wifi.
  • Menor seguridad, una red Wifi debe estar cifrada como mínimo con una clave WEP (Actualmente este tipo de claves Wifi se pueden romper y dar acceso a la red local), por lo que lo más aconsejable es que la clave Wifi sea al menos WPA-AES (WPA-TKIP se ha conseguido romper recientemente como se comento en esta entrada: Contraseñas Wifi con WPA-TKIP crackeadas), aunque para ello es necesario que todos los componentes de la red (Router, Puntos de Acceso, Tarjetas inlámbricas,…) sean compatibles con dicho sistema de encriptación.

Para mejorar el nivel de seguridad de una red Wifi (Red Inalámbrica o WLAN) de pequeño tamaño (Ej: Red Wifi doméstica o de una pequeña oficina), se pueden llevar a cabo varias acciones:

  1. Cambiar el usuario (User) y clave (Password) que tiene nuestro router por defecto, ya que los router que entregan los ISP (Telefónica, Orange, Jazztel,…) tienen usuarios y claves bastante conocidos (En esta entrada: Crear contraseñas/claves (Password) seguras se comentan algunos métodos para mejorar la seguridad de las contraseñas).
  2. Cambiar la IP privada del router que tiene por defecto (Suele ser 192.168.1.1) por otra IP privada diferente (Ej: 192.168.2.1), hay tres clases de direcciones IP privadas (Sólo son válidas para redes locales, no son sirven para Internet, es decir no son direcciones IP públicas, porque a cada host (Equipo, Router,…) de internet tiene que tener una dirección IP única):
    1. Clase A,desde la dirección IP: 10.0.0.0 hasta 10.255.255.255 (Se utilizan en redes locales privadas de gran tamaño).
    2. Clase B, desde la dirección IP: 172.16.0.0 hasta 172.31.0.0 (Se usan en redes locales privadas de tamaño medio).
    3. Clase C, desde la dirección IP:  192.168.0.0 hasta 192.168.255.0 (Se emplean en redes locales privadas pequeñas).
  3. Desactivar el Servidor DHCP del Router, esto nos obliga a configurar datos de Red (Dirección IP, Máscara de Subred, Puerta de Enlace y DNS) de los equipos y dispositivos (Ej: Impresora de Red, NAS,…) de forma manual, con esto evitamos que un usuario pueda obtener los datos de configuración de red (Dirección IP, Máscara de Subred, Puerta de Enlace y DNS) de forma automática, es decir con DHCP habilitado el router asigna los datos de configuración de red a cada host que se conecte a él, por lo que si por ejemplo un usuario malintencionado conociera nuestra clave Wifi con DHCP activado podría conectarse sin muchos problemas a nuestra red. Además si necesitamos abrir puertos para aplicaciones es mejor tener direcciones IP privadas fijas ya que asi no se asignan de forma automática copmo hace DHCP. Una alternativa puede ser mantener el servidor DHCP con las IP “minimas” que necesitemos por ejemplo si tenemos solo 10 equipos en nuestra red limitar el servidor DHCP a una máximo de 10 equipos o como mucho unos 11 ó 12 equipos de esta forma evitamos que el servidor DHCP asigne IPs a otros equipos que no pertenezcan a nuestra red pero que si tengan los datos necesarios (Este sistema tiene un “problema” ya que si por ejemplo tenemos 10 equipos y el servidor DHCP limitado por ejemplo a 10 equipo si por alguna razon tenemos uno o mas equipos apagados las direcciones IP que tiene el servidor DHCP están disponibles para cualquier equipo que se conecte a nuestra red por lo que reducir el numero de direcciones IP del servidor DHCP no es una gran mejora de seguridad en una red pequeña, en redes grandes suele usarse DHCP apoyado por otras medidas de seguridad como Firewall por hardware. Asi mismo si mantenemos el servidor DHCP posiblemente nos interese reservar direcciones IP a ciertos equipos de nuestra Red (Ej. Servidores, NAS, Impresoras de red,…) por lo que sería necesario reservar dichas IP para estos dispositivos.
  4. Deshabilitar puertos abiertos conocidos que no utilizamos para internet, como por ejemplo el Puerto 80 (Servidor Web), Puerto 21 (FTP),… Evidentemente para nuestra red local (LAN) si podemos dejarlos abiertos, aunque igualmente pueden cerrarse si no se van a utilizar.
  5. Cambiar el nombre SSID (Service Set IDentifier) de nuestra Red Wifi para no dar pistas sobre el tipo de router que tenemos, es muy habitual que los router de los ISP (Telefonica, Orange,…) tengan como nombre SSID el del propio ISP o algún nombre común (Por ejemplo los típicos WLAN_xx de Telefónica), lo cual proporciona información útil a un posible atacante.
  6. Ocultar el nombre SSID de nuestra Red Wifi, de esta forma evitamos que sea visible para los demás dificultando algo más su detección.
  7. Cambiar el cifrado por defecto que suele ser WEP (Wired Equivalent Privacy), por cifrado WPA/WPA2 (Wi-Fi Protected Access); preferentemente WPA-AES que actualmente es el más seguro, ya que tanto WEP como WPA-TKIP han sido crackeados, y por lo tanto son poco seguros; aunque para poder usar WPA-AES es necesario que toda nuestra Red Wifi (Router, Punto de acceso, Tarjetas inlámbricas, Consolas,…) soporte dicho sistema de encriptación. Actualmente el sistema RADIUS (Remote Authentication Dial-In User Server, Servicio de Usuario de Acceso Telefónico de Autenticación Remota) es el más seguro pero suele utilizarse en entornos empresariales.
  8. Cambiar las claves Wifi con cierta frecuencia, puede ayudar a aumentar el nivel de seguridad de la Red.
  9. Filtrar las direcciones MAC (Media Access Control), cada dispositivo de red tiene una dirección MAC única, por lo tanto si limitamos el acceso a nuestros dispositivos, en teoría no podrían conectarse otros dispositivos que no estuviesen en el filtro MAC, realmente esto se puede “saltar” pero aumenta la dificultad de poder atacar un red Wifi.
  10. Si es posible controlar la intensidad de la señal Wifi que emite el router lo mejor es dejarla al mínimo que nos permita tener cobertura Wifi en la zona que deseamos, por ejemplo si el nivel de potencia se establece del 1 al 5 y por defecto utiliza el 5 (Máxima potencia) y la señal llega hasta la casa del vecino, lo normal sería ir reduciendo el nivel de potencia para que se limite a nuestra casa, de esta forma dificultamos la posibilidad de que alguien se “enganche” a nuestra red Wifi.
  11. Limitar el número máximo de dispositivos Wifi conectados simultáneamente si es posible, de esta forma se puede evitar que se conecten más usuarios de los debidos, por ejemplo si tenemos un único dispositivo Wifi (Ej: Portátil o Netbook) si limitamos la conexión Wifi a un dispositivo, reduciriamos la posibilidad de que un intruso se conectase a nuestra red Wifi.
  12. En caso de no utilizar el Router Wifi/Punto de Acceso durante mucho tiempo lo mejor es desactivar el Wifi o apagar directamente el router, en caso de desactivar y/o apagar el router no borra los valores establecidos ya que estos se guardan en una memoria no volátil.

Una vez finalizada la configuración es aconsejable hacer una copia de seguridad de esta (Si el router lo permite), de esta forma podemos recuperar esta configuración en caso de que tengamos que resetear el router a los valores de fábrica, sin tener que volver a reconfigurar el router desde cero.

Hay que tener en cuenta que algunas de estas acciones se pueden hacer también en redes Ethernet (Cableadas) para mejorar la seguridad de las mismas, aunque en este caso para que alguien se enganche a una red ethernet (Sin ser de forma remota, es decir de forma “directa”) haría conectar un cable de red a nuestro router cosa bastante improbable ya que los router suelen estar dentro de las viviendas/empresas.

Se puede encontrar más información en:

Guía para comprar antenas Wifi


Actualmente las conexiones inalámbricas (Wifi: Wireless Fidelity) se han convertido en un estándar por su relativa facilidad de implantación a pesar de tener sus desventajas, como por ejemplo:

  • Menor rendimiento de la red, una red con Fast Ethernet soporta hasta 100 Mbps (Unos 12,5 MB/seg), mientras que una red Wifi 11g soporta hasta 54 Mbps (Unos 6,75 MB/seg), por otra parte una red Gigabit Ethernet soporta hasta 1.000 Mbps (Unos 125 MB/seg) y el estándar Wifi más actual 11n soporta hasta 300 Mbps (Unos 37,5 MB/seg), como se comenta en esta entrada: Wifi 11n será un estándar en Octubre de 2.009 ).
  • Menor seguridad, una red Wifi debe estar cifrada como mínimo con una clave WEP (Actualmente este tipo de claves Wifi se pueden romper y dar acceso a la red), por lo que lo más aconsejable es que la clave Wifi sea al menos WPA-AES (WPA-TKIP se ha conseguido romper recientemente como se comento en esta entrada: Contraseñas Wifi con WPA-TKIP crackeadas), aunque para ello es necesario que todos los componentes de la red (Router, Puntos de Acceso, Tarjetas inlámbricas,…) sean compatibles con dicho sistema de encriptación.

Aunque en muchos casos las redes Wifi no tienen la cobertura esperada y es necesario utilizar algún elemento que aumente la potencia de los dispositivos Wifi, como por ejemplo:

  • Router Wifi.
  • Puntos de Acceso/Access Point (AP).
  • Tarjetas de red inalámbricas (PCI, USB,…).

Para ello se pueden encontrar en el mercado antenas Wifi que aumentan la potencia de emisión/recepción de la señal Wifi, estas antenas pueden clasificarse en varios tipos:

  1. Omnidireccionales: Emiten/Reciben la señal inalámbrica en todas las direcciones (360º), son las más frecuentes aunque suelen tener menos potencia (dBi, información de Wikipedia).
  2. Sectoriales: Emiten/Reciben la señal inalámbrica dentro de un sector circular por ejemplo de 80º ó 120º, tienen mayor potencia (dBi) que las omnidireccionales pero no cubren los 360º, es decir que para montar una antena omnidireccional utilizando antenas sectoriales sería necesario utilizar varias antenas para cubrir los 360º aunque suelen ser más costosas que las omnidireccionales y unidireccionales.
  3. Unidireccionales: Emiten/Reciben la señal inalámbrica en una sola dirección, su amplitud es muy limitada (Tienen una cobertura pocos grados)  ya que consiguen mayor distancia a costa de tener poca amplitud de cobertura, se utilizan en enlaces Punto a Punto (Con dos antenas unidireccionales), o para tener acceso a antenas omnidireccionales. Un ejemplo de antena unidireccional es la Antena Yagi (Información de Wikipedia), que se puede fabricar de forma casera con un paquete de patatas Pringles como comentan en Buen Master.

Actualmente por norma general suele ser más barato comprar una antena Wifi de algún fabricante del sector Wifi ya que su precio es bastante asequible, salvo que se necesite algún con características especiales, en tal caso es posible que si merezca la pena diseñar y crear una antena Wifi por nuestra cuenta.

Un punto a tener en cuenta a la hora de elegir una antena Wifi, es su ganancia (dBi): A mayor cantidad de dBi mayor cobertura de red inalámbrica (Wifi), por ejemplo un Router Wifi o una tarjeta de red inalámbrica PCI (Las tarjetas USB suelen tener menor potencia de señal) domésticos suelen tener unas antenas Wifi de serie de unos 3 dBi (Información de Wikipedia).

Así mismo algunas antenas Wifi disponen de un cable (Denominado Pigtail) que sirve para colocarlas en una mejor posición de forma que se pueda mejorar algo la cobertura Wifi, los Pigtail tienen diferentes conectores según el tipo de antena Wifi que utilicen los más comunes son:

  • Conector N (Navy) suele utilizarse en antenas Wifi de fabricación casera debido al gran tamaño del conector, siendo relativamente fácil trabajar con él (Información de Wikipedia).
  • Conector BNC (Bayonet Navy Connector): Es un conector que se utiliza en redes 10Base2, es de tipo coaxial, su utilización no es aconsejable para Wifi puesto que es poco apto para trabajar a 2,4 Ghz (Información de Wikipedia).
  • Conector SMA (SubMiniature version A), o su variante RP-SMA (Reverse-SMA), este conector puede ser macho o hembra, es muy frecuente en tarjetas PCI (Información de Wikipedia).
  • Conector SMB (Es una variante del SMA de menor tamaño).
  • Conector SMC (Es una variante del SMA de menor tamaño, se utilizan en cables muy finos, estos suelen tener alta perdida de señal).
  • APC-7 (Amphenol Precision Connector): Es un conector con baja perdida de señal y bastante caro de producir, lo fabrica Amphenol.

También existen pigtail “mixtos” por ejemplo en un extremo con un conector N y en el otro con un conector SMA,… es decir que no necesariamente los pigtail tienen que tener los mismos conectores en ambos extremos.

Aunque hay que tener en cuenta que según la calidad del cable (Pigtail) y de los conectores, estos pueden tener mayor o menor pérdida de dBi, es decir que si por ejemplo tenemos una antena con 10 dBi pero el pigtail “pierde” por ejemplo 2 dBi/metro de cable, realmente tendríamos una antena con pigtail de 8 dBi para un cable de 1 metro, evidentemente a mayor pérdida de dBi se puede dar el caso incluso de tener los mismos dBi que con la antena de fábrica (Por ejemplo en el caso anterior si el cable fuese de 5 metros, perdida sería de 10 dBi (2 dBi/metro) es decir que no habríamos mejorado la cobertura de la red wifi).

Así mismo las antenas Wifi pueden estar diseñadas para:

  • Interior (Lo más habitual).
  • Exterior o interperie (Son mucho más caras).

Se puede encontrar más información en:

PLC (Power Line Communications, Comunicación Mediante Cable Eléctrico)


Actualmente lo más habitual en redes locales (LAN: Local Area Network, Red de Área Local) informáticas es utilizar el estándar:

  • Ethernet para redes con cables, que puede ser Fast Ethernet (Hasta 100 Mbps, unos 12,5 MB/seg) con cable Cat 5e o Gigabit Ethernet (Hasta 1.000 Mbps, unos 125 MB/seg) con cable Cat5e ó Cat6.
  • Wifi (Wireless) para redes sin cables, que puede ser 11g (Hasta 54 Mbps, unos 6,75 MB/seg) u 11n (Hasta 300 Mbps, unos 37,5 MB/seg).

Sin embargo hace tiempo se hicieron algunas pruebas para transferir datos utilizando la red eléctrica de los inmuebles, este tipo de redes tienen una velocidad que oscila entre los 85 Mbps (Unos 16,6 MB/seg) y 200 Mbps (Unos 25 MB/seg), aunque existen algunos modelos de bajas prestaciones (Con Ethernet y USB) con 14 Mbps (Aproximadamente 1,7 MB/seg), aunque el rendimiento de la red local depende también de la calidad de cable eléctrico que tengamos, es decir que si la instalación eléctrica es muy antigua es posible que el rendimiento sea algo menor del anunciado por el fabricante.

Dispositivo PLC
Dispositivo PLC

Hay que tener en cuenta que cada dispositivo de la red local: Router, Ordenador/es, Consola/s, NAS (Network Attached Storage, Almacenamiento de Datos en Red),… que se conecten mediante PLC necesitan un conector PLC, como se puede ver en esta imagen de Devolo:

Instalacion PLC Doméstica

Instalacion PLC Doméstica

Por lo que si la red dispone de un gran número de equipos el coste económico puede subir bastante, un dispositivo de red PLC con un conector ethernet (Sin Wifi), ronda los 50 €/unidad, aunque en el mercado pueden encontrarse “Kits” PLC que traen 2 ó 3 conectores con precios algo mejores que en compra individual; así como dispositivos PLC con Wifi y Hub/Switch de 4 puertos ethernet integrados, aunque estos son más caros rondan los 110 €.

Así mismo también es posible conectar equipos a internet usando tecnología PLC, aunque para ello es necesario utilizar un Módem BLC (Broadband over Power Lines, Banda Ancha sobre Líneas Eléctricas), actualmente la técnologia PLC no está muy extendida de hecho casi ningún ISP (Internet Service Provider, Proveedor de Servicios de Internet) la ofrece de forma masiva por lo que ha quedado para crear redes locales con mayor velocidad que las Wifi pero sin necesidad de tirar cableado Ethernet ya que se aprovecha la instalación eléctrica del inmueble.

Se puede encontrar más información en: